“guerra con la inflación”: en un clima de tensión, el campo aguarda los anuncios de Alberto Fernández

Se anunciaría el aumento de retenciones para el aceite y harina de soja, para subsidiar el valor de la harina que llega a las panaderías.

En un clima de creciente tensión, el campo aguarda con expectativa los anuncios que realizará hoy el Gobierno en materia inflacionaria. Se prevé un aumento en las retenciones de la harina y aceite de soja, pasando del 31% al 33%, luego que el ministerio de agricultura decidiera el domingo pasado en horas de la tarde y de la manera sorpresiva el cierre de las exportaciones de ambos subproductos.

Desde ese momento y hasta hoy, los integrantes del sector agropecuario iniciaron en el interior una serie de movilizaciones, en zonas de Santa Fe y Córdoba, y hoy se sumará Buenos Aires. El objetivo de expresar el malestar de dirigentes y productores por la política agropecuaria que lleva adelante el Gobierno de Alberto Fernández, con un permanente cambio de las reglas de juego.

Según pudo saber este medio a través de diferentes fuentes que formaron parte de las negociaciones, el destino que tendrá el dinero adicional del aumento de las retenciones de los subproductos de la soja mencionados anteriormente, que según la Bolsa de Cereales de Buenos Aires se calcula en 425 millones de dólares, será el subsidio de la bolsa de harina que llega a las panaderías, cuyo precio subió en las últimas semanas y de ahí se trasladó al precio del pan. El conflicto generado por la invasión de Rusia a Ucrania provocó un incremento de los precios internacionales de los granos, especialmente el trigo. Es por eso que el Gobierno busca que no haya una escalada en el valor del kilo de pan.

El presidente del Centro de Panaderos 27 de Abril de Avellaneda, Gastón Mora, comentó días atrás que la bolsa de harina para comercios se conseguía entre 1.050 y 1.100 pesos y luego llegó a 1.800 pesos. En Santa Cruz, por ejemplo, la están vendiendo a 2.000 pesos. “Estamos totalmente forzados a trasladarlo al precio del pan, porque no es un aumento de 50 pesos, sino que fue de 400 a 600 pesos por bolsa. A menos de 200 pesos por kilo van a ser muy pocas las panaderías que lo puedan vender al pan. Con las que estoy hablando ya lo venden a 270, 280 o, inclusive, a 300 pesos el kilo”, señaló a este medio.

Mientras el Gobierno lanza este paquete de medidas para combatir la inflación, son diversos los estudios que se han publicado que reflejan que el sector productivo tiene una baja incidencia en el precio final de los alimentos. En el caso del pan, según las últimas estadísticas de la Fundación Agropecuaria para el Desarrollo de Argentina (FADA), el trigo representa el 12,9% del valor final del pan, el molino el 5,2%, la panadería el 60,4% y los impuestos el 21,5%. Por otra parte, dicho precio está compuesto en un 67% de costos, el 21,5% impuestos y el 11,5% ganancias. Además, el precio del trigo se multiplica por 7 desde el campo hasta que el pan llega a la góndola.

Movilizaciones

Tras la decisión oficial de cerrar las exportaciones de aceite y harina de soja, se realizaron diferentes movilizaciones de productores en el interior productivo. Si bien las mismas con poca concurrencia de público, se comienza a marcar una hoja de ruta de hacia donde iría el reclamo gremial. Entre las propuestas más fuertes que surgieron de las reuniones, se encuentran una marcha a Capital Federal y la de un paro nacional. “Estamos todos de acuerdo que necesitamos un cambio de rumbo como país, este sistema ya demostró ser un fracaso para todo el que quiera trabajar en este país”, dijo Alejandro Dalmaso a Infobae, tras participar de la Asamblea en el distrito cordobés de Altos fierro.