La Justicia propuso que se reanude el juicio contra Cristina de forma “semi presencial”

El Tribunal Oral 2 que la juzga junto a Lázaro Báez dará vista a las partes para que acepten la propuesta. Busca así avanzar con una causa clave contra la vicepresidenta.

Después de los idas y venidas por el juicio por corrupción en la obra pública donde se juzga a Cristina Kirchner y Lázaro Báez -junto a otros catorce imputados-, el Tribunal Oral 2 que está al frente del proceso propuso la «reanudación del presente debate oral y público de modo semi presencial», según la resolución firmada por los jueces. Ahora las partes intervinientes, tienen tres días para plantear si están de acuerdo con esta metodología para que reanuden las audiencias, y recién se pedirá al Consejo de la Magistratura que plantee la fecha en la que proporcionará la plataforma virtual.

La Justicia se encuentra en feria extraordinaria -dictada por la Corte Suprema- hace más de setenta días. En las últimas ocasiones se recomendó a los Tribunales que reanuden las audiencias de los casos que ya habían iniciado previo a la pandemia del Covid 19. Entre ellos se encuentra el juicio contra Cristina Kirchner por la presunta corrupción en la obra pública vial.

Fueron al menos cuatro los intercambios con el Consejo de la Magistratura -responsable de administrar los fondos del Poder Judicial-, a quien se le solicitó una plataforma virtual para reanudar el caso que llevan a delante los jueces del tribunal conformado por Jorge Gorini, Andrés Basso y Rodrigo Giménez Uriburu. Sin fechas específicas por parte del organismo que preside Alberto Lugones y una última comunicación que recomendó una inscripción para requerir el sistema online, a través de un correo electrónico, el TOF 2 decidió avanzar en una propuesta intermedia.

Así, fue como en una resolución se sugirió la metodología de un juicio «semi presencial» que combinará a los jueces en la sala de audiencias en Comodoro Py, con otras que estarán de forma remota. El caso se encuentra en etapa de declaraciones testimoniales: de 180 personas aceptadas, sólo subieron al estrado seis hasta el momento.

Se explicó en consecuencia, que en la sala solo estarán, además de los jueces, «el actuario y la persona que se encuentre convocada a prestar declaración testimonial, y la totalidad de las partes y demás participantes habituales del debate lo harán a través del sistema de videoconferencia que a esos efectos proveerá el Consejo de la Magistratura».

No está todo dicho aún. Para que se puede reanudar el juicio contra la vicepresidenta aún falta. El TOF 2 primero corrió vista a todas las partes intervinientes en este proceso -16 imputados, la fiscalía y tres querellas-, para que informen en 72 horas si aceptan que el debate oral se reinicie de esta manera. Además deberán informar los abogados de los acusados, el «nombre completo, el teléfono personal de contacto, un correo electrónico y el domicilio físico desde donde se entablará la conexión virtual».

Después de tres días, los jueces analizarán todos los planteos que se formulen. Ya hay al menos dos objeciones para que el juicio se reanude de forma online, la que planteó Lázaro Báez y la del ex titular de Vialidad, Nelson Periotti. El paso siguiente a tener la respuesta de todas las partes, el Tribunal procederá a pedirle una fecha específica al Consejo de la Magistratura para que provea las conexiones de videoconferencia para transmitir desde la sala de audiencias.

Las audiencias de debate en caso de que todos estén de acuerdo con dicha forma, continuarían teniendo lugar, como ocurre desde que comenzó el juicio en el 21 de mayo de 2019, los lunes de cada semana, a partir de las 9:30 horas, «toda vez que, conforme surge del calendario y agenda que publica el Consejo de la Magistratura, ese día se encuentra disponible».

En este juicio -el primero en realizarse de siete casos elevados a dicha instancia que tiene Cristina Kirchner- la principal acusación recae sobre ella, señalada como jefa de una asociación ilícita que defraudó al Estado al direccionar 51 licitaciones por $ 46.000 millones, a favor de Lázaro Báez. El agravante según la acusación del caso, es que el empresario K percibió sobreprecios del 65% promedio y la mitad de las obras no se concluyeron.

El juicio por la obra pública quedó en medio del debate por el retraso en muchos casos de corrupción contra la ex Presidenta: pericias retrasadas, juicios a los que no se les fijará fecha hasta el próximo año, en medio de la decisión del Gobierno de avanzar en la reforma judicial que pone en el centro a Comodoro Py donde se investiga al poder político.