La investigación por el asesinato de José cambiaría totalmente en las próximas horas

El abogado de la familia afirmó que todo cambiaría en la investigación que está llevando a cabo la Fiscalía. La familia de José María pide justicia y remarca que "era un chico sano, que no consumía droga ni alcohol".

La investigación por el asesinato de José María Villafañe podría cambiar totalmente en las próximas horas de confirmarse la participación de una tercera persona en el homicidio, que habría ocurrido dentro de una camioneta.

Por el momento sólo está detenida e imputada quien fuera la pareja de la víctima y que estuvo desaparecida varias horas luego de sucedido el hecho de sangre.

En la madrugada del 3 de mayo José María Villafañe fue asesinado de un disparo en la cabeza. Una mujer lo llevó al hospital Snopek de Alto Comedero y lo dejó ahí. Horas más tarde esta misma persona, identificada como Magalí Quiroga Sáenz, se presentó ante la Brigada de Investigaciones y confesó que fue accidental el disparo, pero quedó detenida.

La investigación está encabezada por Diego Cussel, titular de la Unidad Fiscal Especializada en Delitos Graves Contra las Personas y Femicidios, quien coordina el trabajo en conjunto con la Policía de la Provincia y el Organismo de Investigación del Ministerio Público de la Acusación.

Pese a que reina un hermetismo total en torno a la causa, en las últimas horas trascendió que serían varios los testigos que se habrían acercado a la Fiscalía estos últimos días para aportar datos referidos a la posible participación de un tercero.

Adrián Iconomovich, abogado de la familia, afirmó que «no está identificado hasta el momento esa tercera persona que habría estado en la escena del crimen, pero de confirmarse podría cambiar la hipótesis de que en la camioneta estaban José María y la mujer solamente».

Nuevas investigaciones

La Unidad Fiscal Especializada continúa avanzando en la investigación e incorporando múltiples pruebas, informes técnicos y testimoniales al legajo.

Dentro de ese contexto y en relación a las diferentes tareas ordenadas desde la Fiscalía, Iconomovich se refirió a una serie de allanamientos que se realizaron en los últimos días, en los que se habría encontrado material suficiente para producir más pruebas que apoyan la hipótesis que sigue la investigación y relacionada con la presencia de una tercera persona en el rodado.

También destacó el profesional el hecho de que la única detenida habría querido sobornar a una guardiacárcel para que le consiguiera un teléfono celular. «Si ella quería tener un celular, era para transmitir información, y esto va a implicar movimientos en la causa, entorpecimiento», aseguró el abogado que adelantó que este hecho también agravará su imputación.

Finalmente, el abogado remarcó que «nos parece raro que se haya negado a declarar porque en una primera instancia ella dijo que se le había disparado el arma accidentalmente».