06-12-18 |

Urgente demanda de Trump para que no baje la producción de petróleo

Comentarios

0

Los países exportadores se reúnen hoy y mañana en Austria donde se aprestan a decidir una reducción de un millón o millón y medio de barriles diarios. EE.UU. lo rechaza porque teme que aumente el precio del crudo e impacte en su economía.

 

El presidente estadounidense Donald Trump, quien aún no logra despegarse de la inquietud que provocó en los mercados con sus provocadores comentarios sobre la tregua comercial con China, le pidió ahora a los miembros de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) que eviten medidas que hagan subir el precio del crudo, decisión que muy factiblemente se tome en estos días.
“Ojalá la OPEP mantenga los flujos de petróleo como están, sin restringirlos. El mundo no quiere, ni necesita, que haya precios del petróleo más altos”, dijo Trump en Twitter, en vísperas de la reunión de este jueves y viernes de los países productores en Viena.
Las cotizaciones del petróleo ya bajó más de 30% en los dos últimos meses, y actualmente el barril de Brent oscila en torno a 60 o 62 dólares. Ante esta situación, y a instancia de Arabia Saudita y Rusia, los miembros de la OPEP y sus principales aliados tienen previsto analizar en el encuentro de Viena la posibilidad de recortar su producción en 1.500.000 barriles diarios para así mejorar los precios del crudo.
Trump teme que una suba en los precios del petróleo termine impactando en la economía estadounidense, ya sacudida por los aranceles impuestos por el mandatarios a productos importados esenciales en la industria nacional, como el acero y el aluminio.
Por eso en los últimos días el magnate inmobiliario ha liderado una cruzada contra el incremento del precio del petróleo, que vio cómo el lunes repuntaba casi un 4% y se vendía a 60,64 dólares por barril, en buena medida debido a la tregua comercial pactada precisamente por Estados Unidos y China.
Varios factores, según analistas, están perjudicando la demanda de petróleo, pero los que más influyen tienen que ver con la expectativa de un menor crecimiento económico mundial y el incremento de la producción de petróleo de esquisto -no convencional- por parte de Estados Unidos.

Share This: