06-12-18 |

La desaceleración de la inflación frena la caída de imagen del Gobierno

Comentarios

0

Moderada la suba de precios y con el dólar más calmo, mejoran levemente las expectativas en el electorado de Cambiemos. El futuro electoral aún es incierto.

 

Por Walter Brown. La mayor estabilidad cambiaria y la desaceleración de la inflación en noviembre generó una leve mejora de las expectativas sobre la evolución de los precios que quedó reflejada no solo en el relevamiento que el Banco Central realiza entre las principales consultoras económicas (ver suplemento F&M), sino también en el freno de la caída de imagen de la administración macrista, como lo mostró la última medición del Monitor del Humor Social, que DAlessio Irol/Berensztein.

El estudio exhibe un freno en la tendencia ascendente de la percepción negativa sobre la situación actual de la economía, que tras alcanzar un pico de 92%, retrocedió a un 89% de las respuestas brindadas por los 1439 adultos encuestados en todo el país. En ese escenario, la inflación sigue siendo un desvelo que abarca a nueve de cada diez entrevistados. De allí que la baja en el ritmo inflacionario también haya generado una leve recuperación de la confianza sobre el futuro, fundamentalmente entre quienes eligieron tres años atrás a Mauricio Macri.

Hoy, la posición mayoritariamente negativa sobre el estado en que se encontrará la economía doméstica dentro de un año retrocedió cinco puntos. Mientras que a la hora de evaluar la gestión del Gobierno, el avance de las críticas del propio oficialismo cedió por primera vez en más de un año, aunque exhibe una paridad entre quienes la califican como mala y los que consideran que es buena.

“En esta medición hay indicios de que la caída en imagen del Gobierno puede haber encontrado un piso. Deberemos esperar a las próximas para comprobar o no esta hipótesis pero es probable que la estabilidad cambiaria haya generado un efecto de relativa calma luego de las turbulencias experimentadas a lo largo del año, y sobre todo en los últimos meses”, señala el politólogo Sergio Berensztein.

En esa línea, el analista Eduardo DAlessio remarcó que “los principales indicadores de imagen y gestión del Gobierno muestran un comienzo de recuperación” y proyectó que “el resultado del G-20 puede producir un punto de inflexión”.

“Macri se ha mostrado cómodo entre los líderes mundiales, mostrando una Argentina que mantiene intacta sus poco ejercidas capacidades organizativas y de control de la calle”, resaltó.

Por lo pronto, la imagen de los principales dirigentes del oficialismo no mejoró en la encuesta efectuada previamente a la cumbre, más allá de que la gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal, la diputada Elisa Carrió y el jefe de Estado se mantienen como los mejor evaluados entre los dirigentes políticos que se encuentran en funciones y son los más aceptados por los votantes de Cambiemos, dos rankings en los que, en tiempos de complicaciones económicas, gana adhesiones Martín Lousteau.

Entre los opositores, las preferencias se inclinan hacia los senadores Cristina Kirchner y Fernando Pino Solanas. Sin embargo, poseen una mejor evaluación quienes se mantienen alejados de la arena política, como el ex ministro Roberto Lavagna (51% de imagen positiva) y el neurólogo Facundo Manes (38%).

Al respecto, Berensztein observó que “es notable que las distintas expresiones de la oposición hayan sido incapaces, al menos hasta ahora, de capitalizar el desgaste experimentado por el oficialismo. Esto no se ha modificado y surgen interrogantes respecto del futuro inmediato, sobre todo de cara al proceso electoral”.

La evolución de la economía en los próximos meses será clave para proyectar lo que pueda ocurrir en las urnas.

Share This: