09-08-18 |

Por la devaluación, el novillo argentino ya es el más barato de la región

Comentarios

0

CAF indicó que el valor se ubica más de US$ 1 por debajo del novillo uruguayo y aseguró que esto generó una recuperación importante de rentabilidad en la industria frigorífica.

La Cámara Argentina de Feedlot (CAF) dio a conocer un informe en el que señaló que luego de 10 meses de renta negativa, el sector “atraviesa una situación de equilibrio” con valores de hacienda más rentables a partir de la devaluación.
“La devaluación del peso en lo que va del 2018 llevó a que el novillo argentino sea el más barato de la región, más de US$ 1 por debajo del valor del novillo uruguayo. Esta misma devaluación generó una recuperación importante de rentabilidad en la industria frigorífica exportadora que, con un dólar de $27,5 y un reintegro a las exportaciones del 4%, cuenta con un poder de compra superior en al menos un 20% a los valores actuales y que creemos que comenzará a expresarse en el corto plazo con la moderación de la oferta de los corrales”, analizó CAF.
En tanto, agregó que otro factor determinante en la próxima recuperación del valor del gordo es que “por primera vez en años y por los elevados costos, producto del valor de los insumos de alimentación, los engordes profesionales se distancian de los encierres caseros“. En ese sentido, aseguró que estos últimos presentan “o bien una ocupación muy inferior o directamente este año han tomado la decisión de no encerrar hacienda”, por lo que es esperable que en el corto plazo novillito, vaquillona y ternero presenten una “recuperación importante acompañando de esta manera al resto de los precios de la economía”.
Con respecto a la ocupación en los corrales, la Cámara señaló que se registró un nivel del 70%, habiendo mostrado en junio y a modo de alerta una baja en la ocupación en una época del año en la que siempre se expresaban subas. “Claramente esta situación se produjo por la no convalidación de precios de invernada que continuaban condicionando la ecuación con un consumo liviano que aún no reaccionaba, costos de alimentación crecientes, créditos tomados a otras tasas que hoy es indispensable cancelar con tasas de más del 50%. En definitiva, al perderse la paridad con el dólar sumado a la inflación del último año, las compras se sustentan en encontrar un reservorio para el ya devaluado capital Hacienda“, sostuvo.
De esta manera, consideró que el negocio plantea un margen de equilibrio sin contemplar costos financieros. “El sector continúa apostando a la intensificación y trabajando para avanzar en eficiencia, clave para no entrar en la zona de resultados negativos”, afirmó.

Share This: