12-06-18 |

Dólar y créditos UVA: cómo impactó la devaluación

Comentarios

0

Las personas que tomaron préstamos hipotecarios constituyen uno de los grupos más afectados por la suba de casi 25% que experimentó la divisa entre la última semana de abril y la primera quincena de mayo.

 

El aumento de 24,4 por ciento que tuvo el dólar entre la última semana de abril y las primeras dos de mayo generó un alto nivel de incertidumbre entre quienes tomaron o tienen planeado solicitar un crédito hipotecario valuado en Unidades de Valor Adquisitivo (UVA), según un informe de la consultora Ficonomics, que estimó el alcance que tendrá la depreciación sobre este grupo de personas.

El peso se depreció 19% en estas tres semanas y, si bien el valor de la UVA (fijado por el Banco Central) subió 16% en el mismo período, el cociente entre UVA y dólar cayó a mínimos históricos (0,95 UVA por dólar, el promedio histórico es de 1,11 UVA por dólar). La mayor parte de los créditos se otorgó entre principios de 2017 y el primer cuatrimestre de 2018.

Vara muy alta para los que

quieren pedir un crédito

Para el grupo que recién inicia el proceso de otorgamiento del crédito hipotecario UVA, la devaluación tuvo como principal efecto elevar los requisitos de ingresos para poder calificar como sujeto crediticio.

El informe de Ficonomics destacó que este efecto ya ocurría a partir de la suba de tasas que comenzó el último trimestre de 2017. Las alzas acumuladas hasta ahora fueron de entre 3% y 4%, lo cual las llevó de niveles de entre 4% y 5%, más baratas a los actuales, que oscilan entre 7% y 9%.

“La combinación de efectos genera serias dudas sobre la aplicabilidad de los créditos UVA. Sobre la base de las condiciones y tasas actualmente vigentes (tasa promedio UVA 8%, crédito máximo 25% de ingresos netos combinados ó 75% del valor del inmueble), podría deducirse que para adquirir una vivienda de u$s 165 mil, hoy sería necesario un ingreso mensual familiar de $ 98.000, algo a lo que sólo accedería el 6% de las familias“, estimó la consultora.

Y concluyó: “En estos niveles, un crédito UVA se aleja de las posibilidades de la clase media, perdiendo lo que hasta ahora era su mayor virtud.”

Inversores con crédito ejecutado:

oportunidad para precancelar

No obstante, Ficonomics estima que este grupo es el menos perjudicado por la trepada del dólar debido a que una devaluación implica una licuación “importante” de la deuda para quien tenga ahorros en dólares.

“Esto crea una oportunidad de prepago que debe considerarse”, señaló la consultora.

La temporalidad se hace aún más evidente por el propio efecto del pass – through, ya que es de esperar que luego de una significativa devaluación se observe un rebote inflacionario. Como los créditos UVAs indexan por inflación en forma mensual, cancelar parte del crédito en el pico devaluatorio le ahorra al sujeto de crédito el alza de la cuota posterior.

“Al analizar la evolución a futuro debe considerarse el efecto inflacionario de cada devaluación. Con las tasas actuales de los créditos en 8%, y frente a una devaluación acumulada de 25% en menos de dos meses, no es descabellado esperar que en el corto plazo los ahorros rindan menos que la tasa del crédito. Frente a esa expectativa, precancelar y captar la ganancia puede ser la decisión acertada”, concluyó el informe.

Share This: