13-03-18 |

Con pocos aliados sindicales, Hugo Moyano se mostró con el peronismo más opositor

Comentarios

0

Hubo referentes K y del PJ, todos muy críticos de Macri. Lo organizó Galmarini, el suegro de Sergio Massa.

 

“Perón nos une“, reza la invitación que podría agregar, -pero no lo hace- que los une, también, Mauricio Macri figura que es el motor de la mayoría de los episodios de “unidad”, el deporte preferido en la galaxia del PJ.

Fue Fernando Galmarini, el suegro de Sergio Massa que reniega si le dicen massista, quien propuso a Hugo Moyano recordar los 45 años de la victoria de Héctor Cámpora en 1973 con una juntada panperonista.

El camionero, autoexcluido de la CGT, ensaya un movimiento que se lee como su regreso al PJ, ring que abandonó a fines de 2011 cuando renunció a la jefatura del peronismo bonaerense con una ráfaga áspera contra Cristina Kirchner.

Ocurrió el atardecer de este lunes, en el ND Ateneo y aportó un formato atípico para un partido siempre tribunero: los dirigentes se sentaron a ver fragmentos de “Perón, sinfonía del Sentimiento”, la obra de Leonardo Favio, pero ninguno habló.

No hubo discursos. Solo, al principio, Adriana Varela leyó unos párrafos sobre la “unidad”, que el peronismo “nunca pensó que la derecha llegaría por los votos” y que el PJ “debe recuperarse” porque “hay 2019”.

Moyano llegó junto a Omar Plaini (Canillitas). Antes había ingresado su hijo Pablo, que se mostró junto a dirigentes de varios gremios.

Por el ala política estuvieron Agustín Rossi, Fernando “Chino” Navarro, Alberto Fernández, Gustavo Menéndez, Mariano Pinedo, Victoria Tolosa Paz, , Lorenzo Pepe, Juan Destéfano,, Daniel Filmus, Carlos Kunkel y, entre otros, Alberto Samid.

José María “Tati” Vernet, una especie de canciller político de Alberto Rodríguez Saá, ofició de delegado del gobernador puntano que será anfitrión de otra cita peronista que este lunes regaló una picardía doméstica: Adolfo, el hermano senador, dijo que el PJ de San Luis no fue invitado al encuentro y que no participará de la cumbre de La Pedrera que “los divide”.

No hay ningún desencuentro entre los hermanos sino una forma de blanquear jugadas para el futuro cercano: Alberto quiere pelear a nivel nacional y Adolfo buscará, luego de remontar una elección imposible en octubre pasado, volver a ser gobernador.

El hit de estos días, un mantra para animarse, es que Macri empezó a preocuparse ante la posibilidad de que el peronismo se una y utilice las primarias para definir su candidato y llegue competitivo al balotaje.

Share This: