12-03-18 |

El Pilcomayo ataca de nuevo y deja decenas de damnificados

Comentarios

0

Luego de varios días de prolongadas lluvias en la cuenta superior alta del Pilcomayo, el río Pilcomayo deja a su paso más de 100 familias afectadas en los departamentos de Chuquisaca y Tarija en Bolivia, mientras que en la Argentina se incrementan los rebalses, evacuaciones y , aumenta la actividad del Comité de Emergencia. Por su parte, Paraguay contiene la respiración.

El 7 de marzo el sistema de alerta Gran Chaco Proadapt, con datos del Servicio Nacional de Meteorología, emitió una alerta para todo el curso del río, incluido puntos más altos de los habituales entre Villa Quemada y Puente Aruma, departamento de Chuquisaca. Posteriormente se confirmó la afectación a más de 100 familias y la pérdida casi total de la cosecha en el lugar, con una crecida no registrada en diez años. En el primer punto se alcanzaron los 7 metros y en el segundo los 7,5 siendo los más altos del año.
“Luego de esta crecida, aparentemente empieza el ciclo final de bajantes pero es importante hacer llegar aun las alertas a tiempo a comunidades de la cuenca alta superior y a sus municipios”, afirma Luis María de la Cruz luego de conocer el impacto del Pilcomayo en estas comunidades.
La situación durante estos últimos días es crítica, pese a las alertas y al trabajo que los municipios de los tres países están realizando para socorrer a las familias. “No alcanzan los recursos humanos para abordar semejante desafío”.

Argentina
La situación en la Argentina es la más crítica, pues en las imágenes facilitadas se observaba todo el monte salteño inundado por el desborde de finales de enero e inicios de febrero, situación que va a empeorar con este nuevo pico que va camino a esas zonas.
Se han cortado rutas troncales como la 54 de Salta. Hay hasta ahora innumerables poblaciones aisladas como Desemboque, la Esperanza, El Bravo y otras, que se encuentran sin comunicación ni atención, requieren agua, combustible y víveres.

Bolivia
A diferencia de la crecida de febrero, ahora el agua ingresó hacia el municipio de Villa Montes, por La Deseada. Las comunidades de La Victoria y Esmeralda, sobre la triple frontera, se encuentran inundadas. En La Victoria se cuentan entre 25 y 30 familias afectadas y en Esmeralda son unas 15 de acuerdo al Director de Gestión de Riesgos del Municipio, Cimar Saldaña, quien hace tres días comunicó de esta alerta a los dirigentes y representantes zonales sobre este nuevo pico informado por el Sistema de Alertas.
En las próximas horas se espera coordinar con la subgobernación, Servicio Departamental de Caminos y Defensa Civil para ingresar este lunes a la zona con maquinaria pesada. Se está solicitando bolsas con tierra para realizar atajados y desviar el agua, herramientas menores, carpas, vituallas, víveres y chapas. Saldaña informó que también gestionan semilla de forraje para más de 400 hectáreas que han quedado bajo el agua por el desborde del Pilcomayo, las lluvias y crecidas de cañadas.

Paraguay
Por el momento, se espera que el agua que inunda Esmeralda y La Victoria en Bolivia, ingrese a Pozo Hondo con lo que se ha alertado a esta comunidad y colindantes para que puedan tomar sus previsiones.
Los desbordes en Paraguay continúan avanzando, por las cañadas y los bajos. En parte, se ven incrementados por lluvias locales de importancia, de más de 150 milímetros por metro cuadrado en un día; fenómeno que acompaña a esta última oleada de creciente.

Prevención
“Son más de 250 alertas que Gran Chaco PROADAPT ha generado desde el 20 de enero con el objetivo que mantener informada a las poblaciones de la ribera del Pilcomayo en la región chaqueña durante esta época de lluvias, para que la región por medio de sus autoridades y organizaciones locales ayuden a las poblaciones a salvar sus pertenencias y proteger sus vidas” señaló De la Cruz.
Por los efectos de las crecidas en todo el Gran Chaco que rodea al Pilcomayo, son alrededor de 20 mil familias entre afectadas y damnificadas desde finales de enero y hasta la fecha. Si bien no se han perdido vidas por causa directa de la creciente, la reconstrucción de la zona y de su sistema productivo será evaluado una vez se concluya con la atención a la emergencia. Las pérdidas, en ese sentido, pueden ser estructurales obligando a cambios muy significativos en el territorio.

Share This: