05-12-17 |

En una reunión austera, Macri saludó a los legisladores de Cambiemos

Comentarios

0

Con la ausencia rutilante de Carrió, agradeció a los salientes y dio la bienvenida a quienes asumen el 10.

 

A horas del recambio legislativo del 10 de diciembre, el presidente Mauricio Macri recibió ayer en Olivos para un saludo de fin de año, a los diputados y senadores de Cambiemos. ConElisa Carrió como gran ausente (en su entorno alegaron razones “de salud”), Macri agradeció a los legisladores que terminan sus mandatos y le dio la bienvenida a los que fueron electos el 22 de octubre y asumirán formalmente el 10.

El Presidente hizo un discurso breve en el que instó al “cambio”y aseguró: “Nuestro objetivo es combatir la pobreza y mejorar la calidad de vida de los argentinos, para eso tenemos que trabajar en conjunto porque se han generado muchas expectativas en el país y en el mundo”.

“Mientras más expectativas haya, más responsabilidad tendremos”, completó, antes de saludar uno por uno a todos los legisladores. “Si seguimos ganando elecciones y bancas, vamos a tener que estar mucho más tiempo”, bromeó en el largo besamanos. En su mensaje, también reconoció el trabajo del oficialismo en el Parlamento en los dos últimos años. Dijo que se lograron sacar adelante las leyes “con consensos” y que si bien ahora Cambiemos tendrá más bancas, deberán seguir trabajando en buscar acuerdos.

Macri dijo que “hay que tener cuidado porque, a veces, en este microclima de las legislaturas tendemos a querer inventar la pólvora y a querer hacer leyes que le complican la vida la gente en lugar de simplificársela”.

Antes de la foto “de familia” delante del quincho de Olivos, la espera se amenizó con gaseosas y vino, y saladitos. En el contexto de la tragedia del ARA San Juan, el Gobierno transformó lo que hubiera sido un brindis tradicional, a simple saludo. No hubo, como se especuló que podía pasar, ninguna alusión de Macri al tema del submarino, un mensaje para el cual la Casa Rosada sigue esperando la oportunidad propicia mientras ha delegado toda “la comunicación” a la Armada desde que empezó la crisis.

Macri llegó media hora después de lo pautado. Lo acompañaron el jefe de Gabinete, Marcos Peña, el vicejefe Mario Quintana, la secretaria de Relaciones Parlamentarias, Paula Bertol, y el asesor Fulvio Pompeo. Estuvieron el titular de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó, y los jefes de los interbloques en el Senado, Luis Naidenoff, y en Diputados, Mario Negri -ambos radicales-. No estuvo la vicepresidenta, Gabriela Michetti, que a esa hora acompañaba a la ex titular de Aerolíneas Argentinas en la presentación de un libro.

Luces de alarma se habían encendido el fin de semana con esta actividad debido al malestar que expresó la Coalición Cívicapor el acuerdo alcanzado entre el amigo de Macri, operador judicial del oficialismo y presidente de Boca, Daniel Angelici; y el histórico operador radical Enrique “Coti” Nosiglia -el hombre que maneja los hilos de la UCR porteña- de cara a la interna radical en la Ciudad.

Pero el enojo carrioísta no fue suficiente para “vaciar” el encuentro como algunos creyeron. Aunque “Lilita” no fue por temas “de salud” según su entorno, ordenó a su tropa que concurriera y no plantara al Presidente. Y allí fueron los “lilitos”, empezando por Fernando Sánchez, que termina su mandato de diputado y ya hace meses está convocado a sumarse al equipo de la jefatura de Gabinete, donde su misión será coordinar los proyectos de “transparencia” del Gobierno.

Las diferencias de Carrió con Angelici son conocidas y tienen que ver con su rol de operador judicial en Comodoro Py. Ahora, el presunto acuerdo de Angelici con Nosiglia para las elecciones de la UCR en Capital, disparó el enojo. El macrismo busca que el radicalismo porteño se incorpore a Cambiemos. “La Coalición Cívica confirma que no formará parte de este tipo de arreglos del que nos veremos obligados a tomar distancia. No vinimos a construir una Argentina corporativa y de negocios, sino una Argentina republicana y con valores”, advirtió la CC en un comunicado firmado por los legisladores Paula Oliveto y Maximiliano Ferraro. Clarín también informó que el veto de Carrió habría sido determinante para que Martín Lousteau y Carla Carrizo, electos diputados, que compitieron contra ella con el paraguas de la UCR porteña, no se incorporen al interbloque Cambiemos.

Share This: