13-09-17 |

En Ancasti hubo evacuados y familias estuvieron más de 30 horas sin luz

Comentarios

0

En distintos parajes hubo voladuras de techos. Recién el lunes en la noche se reponía la energía paulatinamente.

 

 

Luego del temporal de fuertes vientos y caída de granizo en distintas zonas de la Provincia el pasado domingo, operarios de la empresa Energía Catamarca SAPEM comenzaron este lunes a restablecer el servicio de energía eléctrica de manera paulatina hasta la jornada de ayer, empezó a su normalización en el departamento Ancasti, donde la gente pasó más de 30 horas sin luz.

Es que en Ancasti, y puntualmente en la localidad de Anquincila, cayeron alrededor de 20 postes de energía a causa del fuerte viento, que en esa zona alcanzó los 80km/h. Esta situación dificultó al personal de la empresa iniciar las tareas en forma inmediata. Edgardo Salas, encargado de interior de la EC SAPEM, comentó que el domingo por las malas condiciones climáticas un operario de Icaño (departamento La Paz) cayó de las alturas y se quebró las piernas. Ante ese panorama decidieron suspender las tareas ese día y se retomaron ayer. Para reparar el daño hubo que utilizar 3 grúas que se trasladaron desde la sede central de la empresa hacia Ancasti, donde empezaron a trabajar para restituir el servicio.

Salas también anticipó que la zona de las antenas del cerro Ancasti, donde también está la Hostería “Polo” Giménez, seguirá sin servicio por el momento, pues allí las condiciones siguen siendo adversas para realizar las tareas y se le dio prioridad a la villa de Ancasti y a las otras localidades de la zona.

Igualmente ayer se logró reponer en el Valle Central el servicio de la línea Recreo-Catamarca. Desde la EC SAPEM se aclaró que TRANSNOA es la responsable de aquélla, pero no informó cuál fue el motivo de la falla.

 

 

Evacuados

Por su parte el intendente interino de Ancasti, Rodolfo Santillán, comentó que hubo cerca de una decena de familias evacuadas a las que se les volaron los techos, pero que la situación se había podido controlar y ya estaban retornando a sus hogares. Señaló que las zonas más afectadas fueron Ipizca, El Chorro, La Majada y Yerba Buena.

La principal preocupación fue la falta de energía eléctrica, que también afectó el servicio de agua potable, por lo que debió repartirse agua mineral con la colaboración de Defensa Civil, organismo que trabajó en asistir a las familias por la voladura de techos de chapa. Además se entregaron mercadería y otros elementos.

En tanto que el Servicio Meteorológico Nacional mantiene una alerta para la zona cordillerana de Catamarca y para el Este de la Provincia por fuertes vientos.

Share This: