11-09-17 |

Manzur contra Alfaro, una pulseada destacada a nivel nacional

Comentarios

0

Un informe sobre cortocircuitos entre gobernadores e intendentes destaca la tensa relación entre los mandatarios tucumanos.

 

 

La gestión de Juan Manzur como gobernador de nuestra provincia lo ha encontrado enfrentado con el presidente Mauricio Macri, y también con el intendente de San Miguel de Tucumán, Germán Alfaro.

Esto no ha pasado inadvertido para la prensa nacional, que publicó un informe sobre enfrentamientos políticos entre mandatarios provinciales con funcionarios a cargo de la ciudad capital de la provincia.

“Todos los días busca pelear, pero no tiene sentido”. La frase bien podría haber salido de boca de alguien que no encuentra el rumbo a su vida de pareja y está a punto de tirar la toalla. Pero no. Pertenece a un gobernador, en referencia al intendente de la ciudad capital de la provincia, antiguo aliado y con quien el archivo no ahorrará fotos de los buenos tiempos, aquellos de pleno romance.

Hasta que un divorcio en malos términos cambió el panorama: el autor de la frase, Juan Manzur, mantiene ahora una tensa relación con Germán Alfaro, intendente de San Miguel de Tucumán, quien saltó del FpV a Cambiemos para las elecciones de 2015 que consagraron a ambos a sus cargos actuales.

La instantánea no es sólo tucumana (y no sólo peronista). Gobernadores e intendentes capitalinos que antaño se abrazaban (y hasta alcanzaron juntos el poder) tienen ahora una feroz disputa política. Otros casos elocuentes son La Rioja, Santa Fe y Tierra del Fuego.

Tucumán 
El salto de Alfaro hacia las filas de Cambiemos dejó una herida abierta en el PJ tucumano. Si bien Manzur no suele ahorrar críticas, tras las PASO legislativas que le dieron el triunfo por más de 20 puntos a su vice Osvaldo Jaldo por sobre el radical José Cano (extitular del Plan Belgrano), el exministro de Salud de Cristina Kirchner entró en formato zen. El viernes recibió estoico las críticas de Mauricio Macri en la reinauguración del aeropuerto y sólo se limitó a agradecerle y a darle la bienvenida.

Alfaro también arremetió y ayer lanzó una campaña de junta de firmas en la que él mismo posó, bolígrafo en mano, para pedir la intervención de la Sociedad de Aguas de Tucumán, de propiedad estatal.

Cuando el intendente anunció la iniciativa, Manzur respondió con ironía: “Me dio un saludo tan lindo por el Día del Amigo que yo me entusiasmé y pensé que íbamos a trabajar juntos”.

Para Alfaro, SAT es ineficiente y una caja política. Antes, durante la campaña, desde el gobierno provincial acusaron al intendente de prestar estructura para acciones clientelistas junto con el ministerio de Desarrollo Social de la Nación a favor de Cano.

En mayo, el congreso del peronismo había exigido a Alfaro la renuncia al partido. Éste recogió el guante y dio un paso al costado: “No formo parte ya de esa mentira que es el PJ de Tucumán”. Y se fue, nomás.

Share This: