11-09-17 |

Extraditan a exfuncionario judicial implicado en el caso Ostreicher

Comentarios

0

El director regional de Interpol, William Montes, informó ayer  sábado que el expresidente del Tribunal Departamental de Justicia de Santa Cruz, Mario Rocha, fue extraditado desde Colombia y entregado a la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc), acusado por la justicia boliviana de uso indebido de influencias y organización criminal por el caso Ostreicher.

El exfuncionario judicial está acusado de formar parte de la red que extorsionaba presos a cambio de otorgarles libertad u otros beneficios, entre ellos el empresario norteamericano, Jacob Ostreicher, quien fue detenido en 2011 acusado de lavado de activos.

“A las dos de la mañana, en un vuelo de Avianca llega el señor Mario Ariel Rocha López, que fue extraditado de la ciudad de Cali, Colombia, y entregado a la Unidad Anticorrupción de la Felcc para que se continúen con las investigaciones pendientes que él tiene”, dijo el jefe policial a los medios locales.

Montes explicó que el detenido tenía “notificación roja” con mandamiento de aprehensión para ser detenido en cualquier parte donde se encuentre.

Precisó que su aprehensión se produjo cuando se detectó que Rocha intentaba salir de Colombia hacia otro destino.

Aseveró que Rocha está en perfecto estado de salud, según la evaluación que hicieron médicos forenses tanto en Colombia como en Bolivia.

El caso comenzó a investigarse en noviembre de 2012, después de que el empresario estadounidense Jacob Ostreicher denunció que los funcionarios implicados en la red le pidieron 50.000 dólares a cambio de su libertad.

Ostreicher estuvo preso en una cárcel de Bolivia durante 18 meses entre 2011 y 2012, acusado de un supuesto delito de blanqueo de capitales en relación con el narcotráfico, pero sin que se presentara contra él una acusación en firme.

Luego, el empresario pasó a guardar detención domiciliaria debido a complicaciones en su estado de salud derivadas de su encarcelamiento, y en diciembre de 2013 huyó a Estados Unidos, donde ahora reside.

Todo el caso del estadounidense se desarrolló en los tribunales de Justicia de Santa Cruz.

Entre 2015 y 2016, dos exasesores jurídicos del Ministerio de Gobierno implicados en la red recibieron condenas de entre dos y tres años de prisión tras declararse culpables y someterse a procedimientos judiciales abreviados.

Share This: