08-09-17 |

“Hay muchas mordeduras porque hay negligencia de los propietarios de los animales en cuanto al manejo de los perros”

Comentarios

0

Es el Director de Zoonosis de la Municipalidad de San Salvador de Jujuy. Considera que el debate por la tenencia responsable de mascotas fue muy positivo. Cree que debe haber más reuniones sobre ese tema. También que hay que reforzar las sanciones a los dueños irresponsables.

 

 

-¿Qué conclusiones saca usted de la audiencia pública por la tenencia responsable de mascotas?

Ha sido una cosa realmente hermosa, a mi modo humilde de ver las cosas, porque se ha planteado recién, después de mucho tiempo que llevo trabajando en la Municipalidad, desde el año 92 más o menos, a la fecha, es la primera vez que veo un avance realmente concreto en esto, escuchar la problemática que ya se venía avizorando desde hace mucho tiempo: el tema del aumento en la densidad demográfica de los animales en la ciudad.

Es una cosa que es una constante desde hace muchísimos años y que va creando, aparte de los accidentes por mordeduras, de los daños causados por mordeduras, de la inquietud de mucha gente, porque acusan a una determinada cuadra o a una determinada casa de tener muchos animales o de tener un animal que causa temor al momento de pasar caminando frente a ese domicilio.

Entonces, es una cuestión que va a teñir de colores oscuros el trabajo que hace la propia gente dueña, propietaria de ese animal. La cuestión es que tiene que haber una serie más de cuestiones tratadas en estas reuniones, pues no me parece que esta tenga que ser la última, sino que tendríamos que volver a juntarnos, pongámosle, en seis u ocho meses, pero esta vez para charlar no solamente de las pretensiones de las protectoras de animales, sino de la realidad que ocurre.

O sea, los animales que son dañinos, los animales que son agresivos con las otras personas, con las personas que van en moto, con las personas que van en bicicleta; me ha tocado particularmente a mí padecer ese problema, porque en una ocasión paseaba con un hijo en bicicleta, y de una casa del barrio Sargento Cabral ha salido un perro a “400 kilómetros por hora” a morder, a atacar porque íbamos en bicicleta, una cosa totalmente descabellada, no había quién contenga a este perro en la casa de donde salió, estaba la puerta abierta, y se le lanzó a mi hijo y yo me interpuse con mi bicicleta entre el perro y el chango.

A mí me ha tocado ligar la mordedura esa vuelta, le hice el informe en la policía, hice la presentación en zoonosis, y después, al cabo de un tiempo bastante largo, me enteré que ese es un animal cuyos dueños dicen “sí, lo hemos vacunado al perro”; pero no es esa la cuestión. El accidente de mordedura, que pasa en mucha cantidad diariamente, hay sectores de la ciudad donde hay veinte mordeduras por semana, ¡por semana!

Es mucha la cantidad, porque hay negligencia entre los propietarios de los animales en cuanto al manejo de los bichos.

 

-¿Es negligencia o desinterés, o desconocimiento de que un perro puede causar heridas a otra persona?

No, no, no. Eso es negligencia de la propia gente. Me ha tocado en una charla que hice ayer con la gente del Centro de Salud de Alberdi, donde las personas, la doctora a cargo del centro de salud, me decía que es una vacuna muy cara la vacuna que se le tiene que poner a las personas que han sido lastimadas por un perro.

Supongamos que yo sabía de qué casa era el perro que me atacó, porque había agendado el número de la casa, la calle, etcétera, estaba bien individualizado eso, pero hay ocasiones en las que no se sabe exactamente la procedencia del animal, ni si tiene dueño o no tiene dueño, si es un perro solo o un perro con muchos otros cohabitantes en un domicilio, no se sabe, no se conocen ese tipo de detalles.

Y ante el riesgo de que la persona pueda tener algún síntoma de rabia o de tétanos, alguna otra dermatitis importante causada por bacterias que puedan estar perfectamente vigentes después de una mordedura, se le hacen automáticamente las curaciones y se le hacen también las vacunas antirrábicas a estas personas, la antitetánica en algunos casos no se hace, pero la cuestión es que a la persona que ha sido mordida por un perro, automáticamente se le tiene que hacer la vacunación antirrábica, es una vacunación cara, que tienen que solicitarla y muchas veces ocurre que no hay disponible esa vacuna en el Ministerio de Salud, en algunos casos, no siempre.

 

-¿En este debate por la tenencia responsable de mascotas, se puede pensar en sanciones más fuertes para los dueños irresponsables?

Por supuesto que sí. Y está perfectamente considerado todo ese tipo sanciones, todo ese tipo de manejos especiales, en la ley antirrábica nacional; hay una serie de disposiciones que hasta llegarían, en algunos casos, a inhabilitar a las personas que son reincidentes, que supongamos que se le “da la cana” en alguna salida del animal que persiste en el problema del incidente de mordedura, esa persona, si vuelve a reincidir en lo mismo, se la inhabilitaría para que tenga más animales de esa clase en su propio domicilio.

No solamente se va llegando a ese punto, porque ese es el último punto al que se podría llegar, sino que se va de a poco avanzando con multas que van “in crescendo”, eso va a ir en aumento hasta que la persona se dé cuenta de que está infringiendo las normas de convivencia en una ciudad.

 

-Algunos piden castraciones gratuitas, ¿qué piensa usted al respecto?

Muchas protectoras han hecho el argumento de que hay que castrar gratis… perdónenme, pero yo me opongo a que se haga totalmente gratis las castración, porque es una fórmula que impediría el normal funcionamiento, porque nadie se llena de guita con el trabajo que se hace y con la colaboración que se le pide a la gente al momento de la intervención.

Eso sirve nada más que para reponer drogas; las drogas, todas tienen costo y la mejor manera de solventar esos costos, es que cada uno, cada propietario de un animal, haga una ayuda, una colaboración, porque el servicio que se ofrece desde la Municipalidad en Jujuy y en otras partes del país, también, es totalmente gratis, no se recibe costo como el que requiere una veterinaria, y que es perfectamente válido que las veterinarias pidan más plata por ese trabajo.

 

-Pensando en los casos de maltrato, tanto por el maltrato sí como la gente que deja deambular su perro todo el día en la calle, ¿se puede pensar en una “policía” como hay en otros países, policías como la Provincial, que actúe en estos casos?

Qué idea interesante, está muy buena. Podría ser, por ejemplo, que haya alguna forma de recabar esos datos, que bien podrían ayudar las protectoras de animales recogiendo esos datos para hacerlos llegar a la Dirección de Zoonosis y, después, con un inspector de la propia Dirección de Zoonosis, hacerles una visita a este animal que está siendo maltratado para corroborar los datos y hacerle una presentación que tenga que ver, por ejemplo, con el Juzgado de Faltas directamente,  cosa que cualquier otro trámite que esa persona tenga que hacer por el auto, por la casa, por la luz, por la cloaca, por el agua, por lo que fuera, vaya y tenga que ponerse al día como pasa con todos los impuestos que tenemos en la provincia; si uno está con el libre deuda, no puede vivir en paz.

Eso sería el sistema para imponer económicamente la sanción a la persona que está equivocada en su conducta con el animal.

 

-¿Cree que tiene que haber un registro específico para los perros considerados peligrosos?

Entiendo que tiene que haber, pero eso se puede lograr muy sencillamente: lo que yo propongo, lo que yo he puesto en danza en estos últimos tiempos, en una propuesta que yo la había hecho hasta escrita, es hacerles un tatuaje a los perros, como se hace con las ovejas, como se hace con las llamas, como se hace con las vacas, como se hace con los animales de granja en general, hacerles un tatuaje con una imprestina y un poquitito de tinta china, nada más que eso, en la panza o en la oreja.

La cuestión es que tenga una forma de identificarlos, que tengan una letra y un número, que sea como la patente de los vehículos. Ese dato, esa identificación, la va a llevar el animal hasta que muera, permanentemente; un perro chiquito puede vivir hasta “veintipico” de años, un perro grande puede llegar hasta 15, hasta 16 años.

Todo ese tiempo el perro va a tener una identificación que va a ser indeleble, como un tatuaje de las personas, eso no se desaparece y está permanentemente identificando a la persona propietaria del animal, al sector donde vive, al barrio donde vive, se puede saber a través de ese tatuaje todo, pero tiene que estar, por supuesto, guardado en una computadora para que el archivo esté perfectamente para identificar al animal cuando se requiera, porque ha intervenido en una mordedura, o porque no se sabe si ha sido vacunado, etcétera, etcétera.

 

-¿Se puede exigir a los dueños de este tipo de perros determinadas condiciones para que tenga un permiso de tenencia?

Exacto, sí se puede. Sí señor.

 

-¿Hay más para debatir respecto a la tenencia de mascotas?

Habrían más charlas para hacer con las protectoras, referidas al tema de la transmisibilidad de enfermedades, no solamente requerir que la castración sea gratis, que la desparasitación sea gratis; no, no.

Nosotros, en Alto Comedero, venimos haciendo un trabajo de sanidad haciéndoles el suministro de alguna droga, de alguna pastilla para alivianar el problema de parasitosis de los animales, que puede llegar a la persona integrante de una familia, chico o grande. Ese es un problema de difusión que se está haciendo, no para lucrar; nosotros no ganamos dinero con eso, sino que solamente hacemos la provisión del medicamento.

La persona, el dueño del animal, ve que su animal mejora y eso es un hermoso avance que va a servir para que no dependa, ya, de la Municipalidad el suministro de la droga, sino que la persona sepa que el animal, con ese tratamiento, ha mejorado. A partir de allí, se pueden establecer lazos importantes para poder contener el terrible hecho que significa el traspaso de las parasitosis o de las enfermedades que pueden provenir de un animal doméstico, que contagia a la persona de esa casa.

 

Share This: